martes, 1 de abril de 2008

ESPÍRITU OLIMPICO

El barón de Coubertin imaginó los Juegos Olímpicos como un acontecimiento de hermanamiento, solidaridad y amistad entre todos los países del mundo, a través del deporte. Este ideal de confraternidad es lo que se conoce comúnmente con el nombre de "espíritu olímpico" y es la razón que convierte esta cita deportiva en un evento de extraordinaria relevancia en todo el mundo.

El conjunto de personas, organizaciones y países que participan en los Juegos, con el objetivo de concretar el espíritu del hermanamiento universal a través del deporte, recibe el nombre de "movimiento olímpico". Todos los miembros del movimiento olímpico aceptan una serie de normas redactadas en la Carta Olímpica. También los deportistas deben mostrar su conformidad con los ideales del espíritu olímpico mediante un juramento simbólico, que fue introducido en los Juegos de Amberes de 1920. Desde entonces, uno de los atletas, en representación de todos sus compañeros pronuncia la frase: "En nombre de todos los competidores, prometo que participaremos en estos Juegos Olímpicos respetando y cumpliendo sus reglamentos con auténtico espíritu deportivo, para mayor gloria del deporte y honor de nuestros equipos".
http://personales.com/canada/manitoba/juegosolimpicos/espiritu.htm

Pues eso, que el Coubertin se tiene que estar retorciendo al ver como el business se apodera de una idea tan cojonuda y tan difícil de conseguir. Ninguna gran potencia mundial se le ocurre dar la espalda a China hoy en día. ONU? Naciones Unidas???, no digamos Organismos Internacionales, donde la infección llega hasta el tuétano de las mismas.
Ahora comprendo ver tanto Japo sufrir en “Humor Amarillo” – Si no les duele- Me gusta esto de la teoría del caos, al fin algo a que echar la culpa. Jejeje

Es increíble la apatía y falta de organización que tenemos en este primer mundo. Demencial.

http://www.2008-freetibet.org/

2 comentarios:

Chuso dijo...

¡Premio para el caballero!
Ahí; hurga donde duele; mete el dedo en la llaga. Somos todos unos puñeteros conformistas que hasta que no violan y matan a nuestra hija ni nos inmutamos.
Por cada persona con ganas y buenas intenciones hay un millón de consume-recursos-sin-ofrecer-nada-a-cambio.
Lo único que prima a los más activos es la pela y si las chino-olimpiadas dan pasta, que les den a los tibetanos. ¡Qué lejos estamos de tener conciencia real de de lo que hacemos! ¿Te suena la palabra consecuencias? ¿Y el efecto mariposa?

Juampa dijo...

Sí señor!! parece que la paja en ojo ajeno sigue siendo lo mejor y sigue siendo lo que rige el mundo.