miércoles, 26 de marzo de 2008

REFLEXIÓN DE UN CONSUMISTA



Gasta, gasta no dudes ni por un momento en la valía de tu inversión, en si lo que compras es necesario ó no, fúndetelo todo. No seas austero con tus compras, dale rienda suelta al “viejo de la visa”, que todos llevamos dentro. Recuerda que por mucho que gastes el m² que pagaras más caro será el de tu tumba. Están locos estos Romanos.

3 comentarios:

Chuso dijo...

¡Tema clave, si señor! Ahí le has dado cuando dices "comprar sin pensar, sin necesitar lo que compras". Nos jugamos nuestro futuro pero nadie piensa un poco más allá. Sostenibilidad es la clave y más vale que lo vayamos asimilando. Aunque después de lo visto en los estates (no te lo puedes ni imaginar) no tengo muchas esperanzas. Mientras que la economía y el éxito se basen sólo en generar dinero (a costa de todo) vamos de culo. El cambio como ves ha de ser profundo, radical, en los propios cimientos de esta sociedad abocada a la autodestrucción.

En fin, no queda otra que ser un pesimista positivo.

loleta dijo...

wenassss
gracias por visitar mi blog y por tus palabras jejeje,pero no es para tanto de verdad... :)

tu blog está muy bien,tus temas son muy interesantes...seguiré pasando,,,
saludossss :P

Juampa dijo...

Incluso hay quien ha observado que en periodos vacacionales o en sitios donde comprar no está conviviendo tan naturalmente con el ocio, como en las ciudades, nos estresamos más y sentimos una necesidad absurda pero potentísima de comprar.

Somos lo peor!