viernes, 23 de marzo de 2007

¡¡Órdago a dos grandes!!


Como si fuera ayer... hoy llegan a mi recuerdo paginas de “Metal Hurland” y “1984” historias como “Vida de Rata” con “kebra” ó “El Incal” con John Difool, no se porque pero pide paso el coletitas....

Si John Difool, me pide que urge en el, me encuentro con sus autores. Jodorowski, en la cabeza y Moebius en las manos. Tan solo rascando un poco, destapo un entramado de alabanzas y reconocimientos, por parte de dentudos portadores de gafas “culobotella” , que no hacen mas que confirmar mis dudas, “es toda una institución entre los comedores de bolitas de queso”.

Jodorowski, con una historia tan compacta, entrevesada, cargada de tantos, tantos personajes, tan rica. Que escapa al detalle, de mi entendimiento (o al menos así lo recuerdo). Pero me deja un sabor de mente muy rico, un sabor que deseo volver a probar.

Moebius, la verdad de este recuerdo más a las bárbaras tetudas; joder como le gustaban las pollas y las tetas. Pero mirando de reojo, ahora, me encuentro mil viñetas, donde el “bocadillo” molesta, para contar la historia.

Tiembla Tolkien (me gustaría verlo), tiembla Miller, si alguien recoge este “órdago” y lo moldea a imagen de sus creadores, tendría película(s), para estar contando billetitos el resto de sus días. Eso si otro “quinto elemento” nooooo, por favor.

3 comentarios:

Juampa dijo...

Mensaje de Javaluba:
Madre mía los ojos, donde te van a ir, con la mirada azul y todo. Te has leído el Incal entero?. Porque, que yo sepa lo tenías a trozos y encima el Pablute me los regaló, lo cual fué un pequeño tesoro para mí. Cuando te vea ya te lo dejaré entero que ya lo tengo. Bueno, has aprendido a jugar al ajedrez? o todavía piensas que las fichas se mueven como en el estratego?. Ya veo que tienes tu pequeño apartado para echar ajedreces. Bueno ya jugaremos una partida. Hasta pronto. Por cierto mi correo es javier_sa73@yahoo.es.

virginí dijo...

En mi adolescencia, siempre que iba de visita familiar a los Alcorcones, buscaba el 1984 de mi primute, era una auténtica delicia leerlo. Maravillosas aquellas historias de ciencia ficción, algunas de ellas adelantadas a nuestro tiempo, y como no, el universo icónico de Richard Corben (grabados en la retina se me quedaron sus colores y las texturas de sus dibujos), con las aventuras de su DEN, un hombre normal que se traslada a un mundo de violencia y aventuras, repleto de horribles monstruos, brujos, salvajes y mujeres de tetas enormes. La apariencia física de DEN sufría una transformación y de un hombre normalucho y pacífico pasaba a ser un héroe musculoso y con una polla de aquí a Melbourne. Grandioso.

Chuso dijo...

¡Buenos lunes por la mañana!
Pedrazo de entrada me encuentro. No le falta ni le sobra una coma y cada línea es una verdad como un templo. Yo también leí hace muchos años esos "Metal Hurland" y "1984", seguramente los tuyos y los que nos pasaba Luis. En mi retiro a Suecia, volvieron a sacar la colección del Incal y empecé a comprarla de nuevo. Creo que me quedé a la mitad... ahora mismo busco el resto.
¡Olé por tí y olé por esas portadas a lo iTunes divinas!